Carta de Tarapoto hace llamado sobre vulnerabilidad de la Amazonía frente a la corrupción y el cambio climático

AMAZONAS FINAL WEB

El documento surgió del reciente VIII Foro Social Panamazónico (FOSPA 2017), que terminó en Perú. También llama a enfrentar la corrupción relacionada con el modelo extractivista y los megaproyectos de infraestructura que explotan la selva amazónica.

BOGOTÁ, MAYO 9 DE 2017. Terminó en días pasados en Perú el VIII Foro Social Panamazónico (FOSPA 2017), del cual surgió la ‘Carta de Tarapoto’,  un documento que se creó luego de las reflexiones y debates colectivos entre diversas organizaciones, movimientos y redes de la panamazonía que participaron en el evento realizado en esta ciudad de la selva norte peruana.

Ahora, la carta se transforma en un documento que propone cambios para preservar la Panamazonía, que se refiere al área que conforman los países de Suramérica que tienen territorios sobre la Amazonia continental: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Perú, Venezuela y Surinam.

Descarga aquí la CARTA DE TARAPOTO 

Entre los puntos más destacados, el documento lanza una alerta sobre el peligro que enfrenta la sostenibilidad de los pueblos indígenas, la fragilidad de su soberanía alimentaria y el aumento de la vulnerabilidad frente a los impactos del cambio climático, que provocan graves transformaciones socioculturales en la naturaleza.

Frente a este escenario, dice la misiva, “debemos seguir afirmando nuevos paradigmas basados en propuestas como la vida plena, el buen vivir, vivir bien y el autogobierno territorial”.

La carta también llama a la lucha contra la corrupción relacionada con el modelo extractivista y los megaproyectos de infraestructura y explotación en la Amazonía, al reconocimiento de los derechos colectivos de los territorios comunales y territorios integrales a partir de la diversidad territorial, a exigir que se detenga la implementación de falsas soluciones a la crisis climática en la Panamazonía, como la llamada “economía verde”, y a crear un ordenamiento territorial que se base en el respeto de la cosmovisión, las fuentes de agua y las formas de entender a las comunidades.

Adicionalmente, pide el fin de todo tipo de violencia contra las mujeres, promover nuevas relaciones entre lo urbano y lo rural (campo-ciudad) y la generación de un consumo responsable basado, entre otras estrategias, en la agricultura ecológica.

En el VIII FOSPA participaron más de mil seiscientos representantes de nueve países de la región y de otros continentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *