Alianza entre sector público, empresa privada y academia, clave para ampliar mercado de estufas eficientes de leña

Estufas1 Para Subir
Esta fue una de las conclusiones que sobresalieron luego de tres talleres regionales sobre esta tecnología que fueron organizados por Fundación Natura y el Ministerio de Medio Ambiente en Medellín, Pasto y Bucaramanga. Las estufas están llamadas a mitigar la deforestación y la contaminación en las viviendas rurales.

 

BOGOTÁ, JULIO 20 DEL 2017. Se ha analizado con frecuencia que al menos 1,4 millones de hogares de zonas rurales del país utilizan la leña como principal combustible para cocinar. Las familias resuelven la necesidad de preparar sus alimentos, pero se enfrentan a una emisión descontrolada de dióxido de carbono, a tener que recoger leña (actividad que a veces causa tala de árboles) y al riesgo de que mujeres y niños, principalmente, se enfermen por la inhalación frecuente del humo.

Es por eso que es imperiosa la necesidad de masificar el uso de estufas eficientes para llevar a muchas viviendas campesinas, una tecnología que puede reemplazar los fogones artesanales, bajar la contaminación  y reducir el uso de madera. Y una de las vías que puede ser definitiva para lograrlo es consolidar un vínculo que podría resultar robusto e insuperable: la alianza del sector público, la empresa privada y la academia.

La idea ya no es de unos pocos. Y esto quedó probado al ser una de las propuestas principales que se escucharon en tres talleres regionales de estufas de leña que se efectuaron el 21 de junio, 4 y 7 de julio en Medellín, Pasto y Bucaramanga, respectivamente, liderados por Fundación Natura y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Esas reuniones tenían como propósito identificar los retos y oportunidades del mercado de estufas en Colombia, así como discutir sobre los modelos de negocios emergentes en este sector.

Las reuniones también buscaban entender el rol de cada entidad dentro de la cadena de valor de estufas y escuchar las experiencias, debilidades, factores de éxito y expectativas que giran en torno al tema. Precisamente, Juan Manuel España, de la firma de Microenergy International, expresó que los talleres fueron una plataforma ideal para analizar los diferentes ángulos con los que se podrían empoderar a esos tres actores, para generar soluciones integrales frente a la masificación de las estufas.

“Pudimos observar mucho interés de los asistentes, quienes reafirmaron su compromiso en ser los líderes del proceso de fortalecimiento del sector, tanto en sus regiones como en todo el territorio nacional”, expresó España.

Y es que aunque la participación en los talleres no fue la esperada, asistieron actores de la cadena de valor, entre los que se destacaron fundidoras como FINSA, de Antioquia; fundiciones JOVIHE, de Santander, y Aceros y Fuego, de Nariño. De igual forma, se conocieron nuevos emprendimientos de estufas como Bloco, cuyo prototipo de estufa ha sido reconocido internacionalmente, así como METALCOF, que al ser apoyado por el fondo Emprender, del SENA, incursiona ahora en la fabricación de estufas móviles metálicas.

A lo anterior se sumó la participación de reconocidas entidades microfinancieras regionales como Contactar y Crezcamos, cuyo involucramiento será fundamental para estimular el desarrollo del sector de estufas bajo una óptica de mercado.

Javier Aristizábal, jefe de proyecto de la Fundación Natura, analiza que hay satisfacción por haber contado con la presencia de una importante diversidad de actores, desde proveedores y entidades financieras, hasta representantes de la academia, cuya contribución en un esquema de mercado puede ser determinante para el afianzamiento del mismo.

“Sin embargo, no deja de ser preocupante que con excepción de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Nare y Negro (Cornare), los actores que tradicionalmente han dominado el actual esquema de diseminación de estufas no se hayan hecho presentes para conocer sus puntos de vista. Hubiese sido muy enriquecedor conocer su posición respecto a este nuevo enfoque”, opinó Aristizábal. En esto coincidió España, para quien “la participación de muchas entidades territoriales puede ser definitivo para que exista una participación proactiva como gestores de cambio hacia un modelo inclusivo, económicamente sostenible y amigable con el medio ambiente”.

Los talleres se realizaron en el marco del proyecto “Evaluación de las condiciones de mercado y desarrollo de una hoja de ruta para la implementación de un NAMA de estufas mejoradas en Colombia”, e hicieron parte de un componente clave de la consultoría sobre el fomento de un mercado de estufas en Colombia, mediante el diseño de modelos de negocios y alianzas innovadoras que ejecuta la firma consultora Microenergy International, de Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *