Un Quinquenio Adquiriendo Experiencias Y Aportando A La Restauración Ecológica Del Bosque Seco Tropical

Un Quinquenio adquiriendo experiencias y aportando a la Restauración Ecológica del Bosque Seco Tropical

Dos colaboradores vinculados a la Fundación Natura cumplieron cinco años de trabajo continuo en el programa de restauración que se adelanta en la central El Quimbo

En pasadas semanas Carlos Andrés Ditta Ávila y Édgar Francisco Rodríguez Hernández cumplieron cinco años de vinculación laboral con la Fundación Natura, en el desarrollo del Programa de Restauración Ecológica del Bosque Seco Tropical que adelanta Enel-Emgesa en la central hidroeléctrica El Quimbo. Durante este tiempo ellos han hecho parte de diversas actividades relacionadas con el programa, fortaleciendo sus conocimientos y experiencia en torno al ecosistema bosque seco.

Édgar Rodríguez, don Édgar como cariñosamente es conocido, nació en Calarcá, ha vivido en algunos municipios de Boyacá y hace 20 años está radicado con su familia en Bogotá. A sus 60 años este quindiano tiene una amplia experiencia laboral en la construcción de viveros y la producción de material vegetal, la cual ha adquirido con empresas como SEMICOL y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca –CAR- .

“Vine al Huila en respuesta a un llamado que me hizo Fundación Natura para vincularme laboralmente a este programa de restauración y terminé encontrando aquí una escuela de investigación con otros compañeros que hoy día son líderes en otras actividades del programa. En este lugar he podido aprender más acerca de mi labor y sentirme muy bien acogido por la región. A diario aprecio los frutos del trabajo en equipo y me emociona ver las plántulas creciendo, las que anteriormente eran solo una semilla en mis manos”, afirma Édgar Rodríguez.

Actualmente don Édgar se desempeña como viverista del Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de la central hidroeléctrica El Quimbo y entre sus principales responsabilidades se encuentra la producción de material vegetal que será sembrado, para lo cual realiza identificación, recolección y selección de semillas; así como selección de plántulas en proceso de germinación para su posterior siembra. Su deseo es que en la nueva fase que se adelanta en el programa de restauración se siga fortaleciendo la participación de las comunidades y la academia en los diversos aspectos que hacen parte de este proyecto.

Por su parte, Carlos Andrés Ditta es un giganteño de 30 años quien junto a su esposa y sus dos hijos reside en el municipio de donde es oriundo. Su tesón y compromiso en cumplir las tareas asignadas le han permitido permanecer vinculado al programa de restauración, trabajando como auxiliar de vivero, así como en el diseño e implementación del mismo.

“Gracias a Enel-Emgesa y la Fundación Natura he podido encontrar un camino que ha sido de gran importancia para mí, pero también para nuestra región, para Colombia y para el mundo. Antes de trabajar en este programa no sabía que vivía rodeado del ecosistema de bosque seco y desconocía sus especies tanto vegetales como animales. Ahora no solo valoro más mi propia región sino que estoy motivado a continuar formándome y adquiriendo más conocimientos respecto a la restauración ecológica, tan necesaria para enfrentar el cambio climático”, resalta Carlos Andrés Ditta.

Esta es la primera vez que Carlos se vincula laboralmente con un proyecto ambiental, ya que previamente su experiencia estuvo relacionada con actividades de sísmica en empresas del sector petrolero, así como guarda de seguridad con la empresa Impregilo. Ahora, y gracias a su experiencia con el programa de restauración, Carlos Ditta ha enriquecido su campo de formación, certificándose recientemente como Técnico en Manejo Ambiental por parte del SENA. Estos logros le han permitido en esta nueva fase del programa convertirse en jefe de cuadrilla, cargo donde tiene personal a cargo y lidera las labores de implementación y mantenimiento en campo de las estrategias de restauración.

Para Fundación Natura y Enel-Emgesa es un honor contar con el tesón, liderazgo, responsabilidad y pasión que han demostrado Édgar y Carlos en estos cinco años de trabajo. Ellos son dignos representantes del gran talento humano que está comprometido con el éxito del programa de restauración más grande que se adelanta en el país.


Edgar Francisco Rodríguez Hernández
Lugar: Área de germinación del vivero del Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de la Central Hidroeléctrica El Quimbo.

 


Carlos Andrés Ditta Ávila
Lugar: Estrategia de restauración “Multinodriza” del Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de la Central Hidroeléctrica El Quimbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *