REDD+ en el Corredor de Robles, Santander.

Objetivo General

Conservar los últimos relictos de roble en la Cordillera Oriental de los Andes y reducir las tasas de deforestación en el Corredor de Conservación Guantiva-La Rusia-Iguaque (Corredor de Robles) mediante diversas actividades productivas sostenibles y manejo forestal sostenible.

Objetivo Específicos

  1. Promover la conectividad de relictos boscosos mediante el establecimiento de sistemas silvopastoriles que permitan una mayor integración biológica y ecológica dentro del paisaje andino.
  2. Remover CO2 mediante sistemas forestales y silvopastoriles implementados en suelos con vocación forestal en áreas dedicadas a pastos.
  3. Disminuir las tasas de deforestación en la zona, a través de diversas actividades de proyectos productivos sostenibles.

Metas del proyecto

Fomentar la conservación de los bosques de roble, bajo una estrategia de manejo silvopastoril en paisajes ganaderos, como estrategia para disminuir la deforestación y las emisiones asociadas a esta. Indicadores: entre 2014 y 2016, se logrará una disminución de la deforestación del 10% en el área del corredor de Robles, La Rusia-Guantiva-Iguaque. Se establecerán sistemas productivos alternativos para la disminución de la deforestación.

Consolidar un proyecto de reducción de emisiones por deforestación y degradación evitada (REDD) diseñado, validado y registrado en mercados voluntarios de carbono y en proceso de implementación. Indicador: En el 2015, se contará con un documento de diseño  (PDD) validado por una entidad auditora externa.

Contar con un proyecto REDD+ en operación y generando VERs en un estándar voluntario. Indicador: en 2016 se realizará la primera verificación externa del proyecto y se  generarán los primeros VERs para venta en mercados nacionales o internacionales. En el período 2014-2016 se habrán implementado al menos 500 hectáreas de sistemas productivos sostenibles y otras estrategias para disminuir la deforestación.

Realizar talleres de sensibilización y construcción participativa con las comunidades beneficiarias. Indicador: En 2016, al menos 50 beneficiarios (jefes de hogar) han firmado acuerdos para participar en el proyecto. Se generará una cartilla informativa sobre el proyecto y sus beneficios.

REDD+ Corredor Robles Santander Fundación Natura

Jefes del proyecto:

Leiber E. Peñaloza Torres
lpenaloza@natura.org.co

Ubicación del proyecto:

El proyecto se localiza en el corredor de conservación ‘Guantiva – La Rusia – Iguaque’, localizado en Boyacá, Santander y Cundinamarca y en la vertiente occidental de la cordillera oriental colombiana y en los municipios de Duitama (Boyacá) y Charalá, Coromoro y Encino (Santander).

Período de ejecución:

Fecha de inicio: Diciembre 20 de 2013; Duración: 33 meses.

Socios del proyecto:

Resumen del proyecto

Desde el año 2007, la Fundación Natura ha venido adelantando diversas acciones de conservación en el llamado ‘Corredor de Robles-La Rusia-Guantiva-Iguaque’, ubicado entre los  departamentos de Boyacá, Santander y Cundinamarca, en la vertiente occidental de la cordillera oriental colombiana.  Allí se encuentran relictos de bosques de roble  cuya extensión aproximada es de un área de 170.000 hectáreas, de las cuales sólo 17.000 hectáreas se encuentran bajo algún tipo de protección.  La importancia biológica de esta zona radica principalmente en la dominancia del roble (Quercus humboldtii), con la presencia de especies de fauna endémicas como la perdiz de monte (Odontophorus strophium) y especies en peligro de extinción como el loro multicolor (Hapalopsittaca amazonina) y el colibrí ‘inca negro’ (Coeligena prunellei), entre otras.

Uno de los principales factores que crean alteraciones sobre el bosque alto andino son la actividad agropecuaria y la ganadería, que al mismo tiempo son la opción de  generación de ingresos para la mayor parte de la población. Un alto porcentaje de la población, en el área del proyecto, aún en el medio urbano, depende de la leña para la preparación de sus alimentos. En consecuencia, los continuos procesos de deterioro de las áreas establecidas como potreros y cultivos han generado una dinámica creciente de conflictos por recursos naturales como agua, suelo, leña y fauna, etc.

Debido a la evidente fragmentación de las zonas boscosas se consideró la opción de implementar una estrategia de conectividad de las mismas a partir del establecimiento de sistemas de reconversión ganadera que incluyen divisiones de potreros con cercas vivas, mejoramiento de praderas, bancos de forraje para aumentar la disponibilidad de alimento para los animales, aislamiento de nacimientos y cauces naturales, siembra de bosques multipropósito.

Para estos propósitos se ha considerado  una mezcla entre especies nativas y exóticas. Entre las primeras, se consideran las siguientes especies: aliso (Alnus jorullensis), roble (Quercus humboldtii), tilo (Sambucus nigra), cedro (Cedrela montana), laurel (Morella pubescens), drago (Croton sp.), flormorado (Tabebuia rosea) y nacedero (Trichantera gigantea). Entre las especies introducidas están eucalipto blanco (Eucalyptus globulus labil.), eucalipto rosado (Eucalyptus grandis), acacia japonesa (Acacia melanoxylon), pino pátula (Pinus patula), sauce (Salix humboldtiana) y urapán (Fraxinus chinensis).

Es necesario aclarar que la inclusión de especies exóticas en el marco de un proyecto de conectividad de bosques naturales fragmentados, tiene como propósito desplazar el uso intensivo de ciertas especies que componen los robledales y que dado su continuo aprovechamiento por parte de los pobladores del área del proyecto, comprometen la integridad de dichos ecosistemas. Estas especies cumplen un propósito netamente productivo y como tal su establecimiento se limita a la Unidad Agrícola Familiar y estarán sujetas a un manejo más intensivo que las especies nativas.

Los predios incluidos en el área del proyecto buscan la conectividad entre fragmentos de bosque aislados y bosques en las rondas de las quebradas, todos estos de importancia ambiental.

De acuerdo con las evaluaciones desarrolladas por Fundación Natura, en relación con aspectos socioeconómicos en la región, y los vínculos con los objetivos del proyecto, es evidente que la actividad propuesta contribuirá con el mejoramiento en la calidad de vida de las comunidades y con las estrategias de conservación del bosque alto andino, favoreciendo el desarrollo sostenible.

Aporte a los indicadores de la Fundación Natura

  • Beneficiarios: Dos mil (2.000).
  • Número de hectáreas sembradas: Quinientas (500).
  • Número de árboles sembrados: Cincuenta mil 50.000.
  • Número de hectáreas bajo estrategias de conservación: Mil doscientas (1.200).
  • Número de personas capacitadas: Doscientas (200).
  • Número de investigaciones en proceso: Una (1).

Financiadores del proyecto

  • Ecopetrol S.A.

Beneficiarios y público objetivo

Entre los beneficiarios directos del proyecto estarán familias de economía campesina cuyos ingresos dependen de las actividades agropecuarias. Adicionalmente, se llevan beneficios a las comunidades locales aledañas que dependen de los servicios ecosistémicos generados por los bosques y por los recursos hídricos protegidos con los Acuerdos de Conservación-producción. En total, el número de beneficiarios entre directos  e indirectos, se proyecta en 2.000 personas, tanto de zonas rurales como de cascos urbanos.

ODS aplicables: