Las Mujeres Rurales, Un Pilar Fundamental En El Cuidado Del Bosque

Las mujeres rurales, un pilar fundamental en el cuidado del bosque

Helena cabalgó durante una hora desde su finca, situada en la vereda Campo Bonito en Solano (Caquetá), hasta Montegrante, caserío desde donde tomó una motocicleta que en una hora la llevó a Solita, un municipio ubicado al sur del departamento; de ahí, dos horas en lancha sobre el río Caquetá la acercaron a Curillo; y por último cuatro horas más, entre transporte terrestre y un vuelo la llevaron al fin, a pisar Bogotá, a donde se dirigió con el claro propósito de representar a las mujeres de su territorio en el Encuentro Nacional de Mujeres, Conocimientos Tradicionales, Gobernanza Ambiental y Construcción de Paz, que se desarrolla entre el 14 y 15 de marzo en la capital del país.

Esta mujer de 32 años, es promotora de Amazonía 2.0, proyecto que se adelanta desde 2017, como una apuesta transfronteriza entre seis países de la Cuenca amazónica (Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Guyana y Suriname), para contener la deforestación en la Amazonia y los efectos negativos que tiene esta actividad sobre los ecosistemas de la región, mediante el fortalecimiento de las capacidades organizativas de las comunidades indígenas y campesinas que habitan en zonas deforestadas.

En Colombia, Amazonia 2.0 es liderado por Fundación Natura y el foco de acción se encuentra en el núcleo veredal Mononguete en Solano (Caquetá) que abarca el Resguardo Indígena de Inga Niñeras y nueve (9) veredas, entre estas Campo Bonito, donde reside Helena, quien además de promotora, es agricultora, ama de casa, madre de dos adolescentes, y una lideresa social con incidencia activa en los espacios locales de participación. De su experiencia, ella resalta que las mujeres rurales son un motor clave para la gestión ambiental, pues en este proyecto son ellas quienes dinamizan las acciones relacionadas con el cuidado de la tierra.

Entre sus actividades cotidianas, Helena recorre entre dos y tres veces por semana los alrededores de su finca, se dirige al Camino del Aprendizaje (o Yachaikudiru ñambi, en lengua Inga), como el equipo de catorce (14) promotores de Amazonia 2.0 ha denominado los transectos de un kilómetro, diseñados para la observación y registro de fauna. Allí, la promotora se permite ampliar cada vez más sus conocimientos sobre el territorio en el que ha permanecido durante toda su vida, pero del cual solo hasta hace poco tiempo reconoce su biodiversidad.

Aunque esta mujer rural se caracteriza por ser activa dentro de su comunidad, manifiesta que existen barreras que limitan la participación de las mujeres en este tipo de escenarios locales, donde se concerta y se decide sobre la realidad territorial, pues históricamente se han generalizado prácticas patriarcales y machistas que segregan a las mujeres rurales de los ámbitos políticos y económicos, designando sus funciones dentro de las comunidades a roles de género que se definen en el cuidado de los hijos y las múltiples tareas del hogar, negando el ejercicio efectivo de sus derechos ciudadanos.

“Las mujeres nos hemos caracterizado por el esfuerzo y la dedicación que ponemos en el cuidado”, cuenta Helena con respecto a la labor de las mujeres dentro de Amazonia 2.0. Adicionalmente, expresa con seguridad, que una participación plena y garantizada para ellas, tendría como efecto el fortalecimiento de la economía rural y el posicionamiento de la conservación ambiental como pilar del desarrollo comunitario y la gobernanza territorial.

Entre las múltiples tareas de Helena, también figura como secretaria de la Organización de Mujeres del Núcleo Mononguete, un proyecto que nació entre siete pobladoras en Julio del 2018, y que a la fecha cuenta con un grupo activo de 39 mujeres que aprovechan cada encuentro para repensar su papel dentro de la comunidad, y la pertinencia de estrategias que potencien sus capacidades y mejoren el bienestar de toda su localidad.

En representación de la Organización de Mujeres y de Amazonia 2.0, hoy Helena participa decidídamente en este Encuentro Nacional de Mujeres, desde donde espera intercambiar experiencias con otras mujeres del territorio nacional y tejer saberes que le permitan hacer aportes significativos en su organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *