Toda iniciativa en la vida comienza con grandes sueños, los valientes los convierten en realidades

Eso es exactamente lo que en Fundación Natura venimos haciendo desde hace más de 30 años.

En 1984, un grupo de personas consientes de la importancia de la biodiversidad de nuestro país trabajó incesante por la protección ambiental del territorio nacional, lo que condujo a constituir una organización no gubernamental (ONG) sin ánimo de lucro, con la misión de contribuir a la conservación de la diversidad biológica de Colombia y a la búsqueda de alternativas de uso sostenible de los recursos naturales.

El trabajo comprometido de nuestra organización se ha mantenido presente y constante en la mayor parte del territorio, hemos tenido un papel relevante en los estudios de base para la creación y conservación de áreas silvestres protegidas de alta diversidad biológica. Desde el parque Nacional de Utría, en la costa norte del pacífico colombiano, pasando por la Reserva Biológica Carpanta en Cundinamarca, el Santuario de Fauna y Flora Guanentá – Alto Río Fonce en Santander, la Reserva Biológica Cachalú y la Reserva Biológica Encenillo. Hemos desarrollado programas de conservación en los Parques Nacionales Chingaza en Cundinamarca, La Paya en el Putumayo y Cahuinarí en la Amazonía. En los últimos tiempos la Fundación ha enriquecido su enfoque de conservación, a través de la incorporación y desarrollo de conceptos esenciales y estrategias innovadoras para cumplir con su misión.

Nuestra experiencia nos ha llevado a construir una organización ágil, eficiente y funcional a nivel administrativo, por lo que logramos ajustar algunos de nuestros procesos y operaciones a parámetros internacionales de calidad como los propuestos en la norma ISO 9000.

Uno de los signos de identidad de nuestro tiempo es la participación y ella hace parte fundamental de nuestro trabajo de apoyo a la conservación de la diversidad. Creemos que a través de ella, las comunidades y sociedades deberán acceder a mayores niveles de bienestar para sus pobladores y habitantes, alcanzando una sociedad organizada y participativa, como una expresión de la propia sociedad que vive y respeta la diversidad, la pluralidad y la multiplicidad.