“La Altura Y El Movimiento, Es Determinante A La Hora De Realizar Un Espantapájaros”

“La altura y el movimiento, es determinante a la hora de realizar un espantapájaros”

“La suciedad de su atuendo sirve para alejar a cazadores y aves, por lo que habrá que cuidar su vestimenta y ensuciarla” (El Espantapájaros, Juan Manuel Rodríguez).

Los espantapájaros suelen parecerse al hombre, pero no lo son; son objetos inmóviles, insensibles, pero muy serviles y sonrientes, creados por las personas, tal vez un poco a su imagen, no mucho a su semejanza.

Históricamente son acompañantes de los cultivos, más que eso son guardianes de paja, madera y tela y han sido una herramienta eficaz para alejar aves que buscan alimentarse de la cosecha. No tienen una imagen estándar, hay unos altos y otros chiquitos, gordos, flacos, con pelo y sin él, eso depende del dueño y su creatividad.

Los espantapájaros son los aliados de los pequeños agricultores. Su apariencia suele confundir a las aves, por lo que representan un peligro para ellas; muchas veces los acompañan con sonidos, luces u otros objetos para más efectividad.

Es una costumbre que ha permanecido en el tiempo y en Santander, los pequeños productores no se quedan atrás, sin embargo, están de acuerdo en que hay que implementar más creatividad en los diseños ¿más grandes? ¿más gordos? ¿más espantosos?

Es por esto que como parte de la segunda fase de ejecución del proyecto “Evaluación de las interacciones fauna silvestre y sistemas productivos en el área de influencia de la Central Hidroeléctrica Sogamoso” ejecutado conjuntamente por ISAGEN y Fundación Natura, se incluirá el uso de espantapájaros como una estrategia para el manejo de las interacciones de la fauna silvestre y los cultivos de maíz.

Premio al mejor espantapájaros

¿Cómo construir espantapájaros que ahuyenten de manera efectiva las aves que buscan alimento en los cultivos? Poniendo a trabajar la creatividad de los más jóvenes. Por esto se lanzó el concurso “Construye tu espantapájaros”, en el que estudiantes de los grados 9, 10 y 11, de la Institución Educativa El Rubí del municipio de San Vicente de Chucurí (Santander), realizaron sus propios diseños bajo los siguientes criterios:

  • Más de 1,5 metros de altura, sin contar el soporte o base.
  • Utilizar materiales reciclables o de fácil consecución en la finca.
  • Debe incorporar movimiento.
  • Debe resistir condiciones de intemperie (sol, agua y viento).
  • Debe incluir métodos de ahuyentamiento innovadores.

El comité evaluador de los prototipos está integrado por agricultores de la región, profesores de la institución, personal de ISAGEN y de Fundación Natura.

El diseño ganador se implementará en una de las parcelas de monitoreo de maíz en la que se evaluará su efectividad, comparando con los resultados de la primera fase.

Los ganadores

Jonathan Isidro Bautista Ramírez y Juliana Bohórquez Díaz, son estudiantes de grado once y decimo, respectivamente, de la Institución Educativa El Rubí, ubicada en la vereda El Rubí del municipio de San Vicente de Chucurí (Santander), y hoy se convirtieron en los ganadores de dos tabletas electrónicas, gracias al diseño de un espantapájaros funcional para los cultivadores de la región.

Marina Sandoval Martínez, uno de los miembros del jurado, resaltó que lo que más se tuvo en cuenta a la hora de escoger los ganadores fue: “la altura, diseño, movimiento. Sin embargo, el aspecto más importante es la altura para que sobresalga de los cultivos y así espante las aves”.

La creatividad de los dos jóvenes se puso a prueba. “Tuvimos en cuenta tres aspectos: el sonoro (con los platos que cuando se unen generan un sonido); el lumínico con las bolsas de papas que cuando sale el sol lo reflejan; y la eólica, pues hay una campana que es golpeada por el aire y también produce sonidos”, señaló Jonathan, y añadió “mide 1.85mts, es naranja, las bases de los hombros los hicimos con palo de escoba, cabeza de totumo, pero sobretodo utilizamos mucho color y elementos que reflejen el sol, como las latas de cerveza en el cinturón”.

Ahora, el proyecto debe poner en práctica en campo, pues como finaliza Juliana “la idea es que sirva, dure y ayude a los campesinos para que los pájaros no dañen sus cultivos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *