Instituciones Educativas Inician Segunda Fase De Monitoreo Climático Participativo En Santander

Instituciones educativas inician segunda fase de monitoreo climático participativo en Santander

Para complementar la estrategia de monitoreo climático participativo con instituciones educativas, desarrollada desde el 2017, el proyecto inició la segunda fase en la que se desarrollarán talleres de capacitación, a todos los estudiantes de los grados séptimo y octavo, en temas climáticos y agronómicos.

La estrategia de vincular las Instituciones educativas, pertenecientes al Programa de Educación Ambiental a Comunidades de ISAGEN, inició en 2017 con la capacitación de los estudiantes más destacados de los grados décimo y once, con el fin de reforzar conceptos sobre el comportamiento del clima.

En el 2018, con el fin de dar continuidad al proceso, se inició la segunda fase en la que se está trabajando con grados menores y que incluye a todos los estudiantes del salón. Para el caso de las instituciones educativas de El Rubí y Palmira del municipio de San Vicente de Chucurí (Santander), se está trabajando con estudiantes de séptimo grado, mientras que en la institución La Plazuela del municipio de Zapatoca, se inició con los estudiantes del grado noveno.

Durante esta fase se desarrollarán 5 talleres, uno cada quince días, en los cuales se abordarán todos los conceptos relacionados con el clima, variables climáticas, fenómenos de variabilidad climática y cambio climático.

Los contenidos se enfocan en temáticas relacionadas a los procesos e instrumentos de medición de las variables del clima, con el fin de que los estudiantes, en compañía de los docentes, puedan llegar a recolectar y analizar los datos arrojados por los sensores, instalados en las instituciones educativas desde comienzos de 2018.

El objetivo de esta estrategia es que se convierta en una actividad dentro del pensum académico de la institución, así lo manifiesta Luz Mila González, rectora de la institución educativa Palmira, “con el monitoreo podemos anticiparnos a los cambios climáticos e implementar estrategias y programas para atender de mejor manera las necesidades de los agricultores, que en su mayoría son los padres de nuestros estudiantes”.

A través del aprendizaje obtenido con esta estrategia, se espera que los estudiantes sean difusores del conocimiento en la comunidad que habitan y así el comportamiento del clima sea más comprensible para los agricultores que realizan el manejo de los cultivos.

Esta información hace parte del “Programa para atender la percepción de la comunidad acerca de posibles cambios microclimáticos ocasionados por el embalse Topocoro” y el Proyecto de Monitoreo Microclimático en el área de influencia de la Central Hidroeléctrica Sogamoso, desarrollado mediante el convenio 47-681 entre ISAGEN y Fundación Natura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *