Inicia Trabajo De Campo De Segunda Tesis Doctoral En área De Restauración Ecológica Del BST

Inicia trabajo de campo de segunda tesis doctoral en área de restauración ecológica del BST

Laura Toro González, bióloga de la universidad de Antioquia, candidata al doctorado de la universidad de Minnesota, en el programa de Biología de Plantas y Microorganismos, interesada en el estudio de las interacciones planta-suelo en los Bosques Secos Tropicales, eligió el área de restauración ecológica para adelantar parte del trabajo de campo de su tesis.

El Centro de Investigación de bosque seco continúa posicionándose como escenario para la investigación científica en torno a este ecosistema en Colombia. La bióloga Laura Toro, con la asesoría de la profesora de la Universidad de Minnesota, la doctora Jennifer Powers, inició su trabajo de campo para su tesis doctoral en el área con el proyecto titulado: “Evaluación de la efectividad de estrategias de fertilización en procesos de restauración en Bosques Secos Tropicales”, con el cual busca entender cómo el cambio climático puede afectar la disponibilidad de nutrientes para las plantas y cómo esto puede impactar la regeneración de los bosques.

En el laboratorio de la Doctora Powers, los candidatos a doctorado del programa de Biología de Plantas y Microorganismos, estudian los Bosques Secos Tropicales de países como: Costa Rica, México, Colombia, Puerto Rico y Madagascar. De manera especial, Laura resalta que “siempre le ha interesado la interacción entre las plantas y los suelos, y considera que entender esta interacción es fundamental para tener mejores resultados en proyectos de restauración”.

Es por ello que, como parte de este proceso, involucra el estudio detallado de cuáles son los efectos de algunos nutrientes sobre el crecimiento y establecimiento de las plantas de bosques tropicales, como por ejemplo el fósforo, “que es un nutriente esencial para las plantas y que en los Bosques Tropicales es limitante”, destaca.

Durante su primer proyecto, realizado en Costa Rica, Laura estudió cómo las plantas responden a cambios en las concentraciones de fósforo en el suelo y qué estrategias han desarrollado para poder adquirir este nutriente.

En busca del fertilizante más efectivo

El año pasado, cuando la bióloga aspirante a doctora realizó una visita al Bosque Seco Tropical de El Quimbo para conocer la zona, encontró que los fertilizantes que se estaban aplicando en el proceso del vivero y en la siembra, podrían no estar teniendo el mayor efecto en los procesos de restauración. De ahí el interés en estudiar y comprender cómo los están aprovechando las plantas.

Para entender este proceso, Laura Toro plantea establecer 42 parcelas en cobertura de pastizales, que recibirán seis tratamientos. En algunas de ellas se aplicarán los mismos fertilizantes que hasta ahora se han venido usando y en otras se modificarán los porcentajes de aplicación.

El primer tratamiento consiste en adicionar, por cada planta, 50 gr de fertilizante más agua y otro recibirá 25 g más agua. Para el tercer tratamiento se agregará fósforo más agua y permitirá evaluar si el fósforo es el único nutriente que limita el establecimiento de las plantas en bosques tropicales (hipótesis que ha sido propuesta por varios investigadores previamente). Un cuarto tratamiento en el que sólo se va a aplicar agua, un quinto donde se fertilizará, pero no se adicionará aguay un sexto que será de control, en el que no se va ni a fertilizar ni a regar.

De acuerdo a lo planteado en el proyecto, serán sembrados aproximadamente 12.000 individuos que pertenecen a 11 especies nativas del bosque seco, en las 42 parcelas. Estos árboles serán monitoreados durante dos años (2020-2021), se les medirá la altura y el diámetro cada seis meses, para ver el efecto de los tratamientos sobre el crecimiento y la mortalidad. Además, se estarán tomando muestras del suelo para identificar cómo cambian su condiciones iniciales una vez las plantas se establecen.

Laura Toro también quiere evaluar qué efecto cumplen los microorganismos (hongos y bacterias) del suelo, en el establecimiento de las especies de árboles que serán sembradas, pues como ella lo menciona “no se tiene mucha información sobre las interacciones planta-microorganismo en Bosques Secos, y tampoco se conoce cuál es el impacto que tiene la ganadería extensiva por largos periodos de tiempo sobre los microorganismos del suelo”.

El proyecto de monitorear los microorganismos, va a estar acompañado por el profesor Peter Kennedy, de la Universidad de Minnesota y la profesora Aida Vasco, de la Universidad de Antioquia. No obstante, la aspirante a doctora resalta que, “en un periodo de dos años quizás no se observen cambios drásticos en las comunidades de microorganismos del suelo”, por ello, su aspiración es seguir monitoreando este proyecto de restauración por un periodo de 10 años, y qué otros estudiantes puedan adelantar otros proyectos de investigación en él”. Laura, en este periodo de 10 años, quiere estudiar cómo el sistema donde se establecerán sus parcelas cambia, cómo unas especies de plantas son reemplazadas por otras, como el bosque se empieza a establecer y qué dispersores fomentan el establecimiento de las mismas.

Con este proyecto en la zona de restauración, la bióloga tiene como propósito “entender cómo las relaciones planta-suelo se ven afectadas por los fertilizantes que se les están aplicando a las plantas, y si estos están teniendo un efecto positivo o negativo para ellas, para no solamente ayudar el proceso de restauración, sino también para mejorar los rendimientos en la ejecución del Proyecto, reducir la mortalidad de las plantas y asegurar un adecuado crecimiento de las mismas”. Lo cual contribuye a incrementar la cobertura de Bosques Secos y, por ende, la fauna que en ellos habita. Este proyecto pretende además sentar un precedente para otros procesos de restauración en estos ecosistemas.

Registro Fotográfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *