El Bosque Seco Del Huila Se Enriquece Con Más Especies Nativas

El bosque seco del Huila se enriquece con más especies nativas

Con la propagación de 164 mil plántulas y la siembra de alrededor de 71 mil árboles de 46 especies nativas, Enel-Emgesa y Fundación Natura avanzan en la ejecución de la segunda fase del Plan de Restauración Ecológica del Bosque Seco Tropical.

Cerca de 164 mil plántulas de especies nativas se han propagado en los primeros 16 meses de ejecución de la segunda fase del Plan de Restauración Ecológica del Bosque Seco Tropical, una iniciativa liderada por Enel-Emgesa y Fundación Natura que tiene como objetivo entregar al Huila, y al país, más de 11 mil hectáreas restauradas en este ecosistema.

Entre las plántulas de especies nativas más representativas que se propagaron se destacan algunas pioneras como vainillo (Senna spectabilis), pela (Acasia farnesiana, raspayuco (Chloroleucon mangense), que se denominan así porque generan cobertura y refugio para que otras especies vegetales, con un estado sucesional intermedio o más avanzado, se puedan establecer. De igual manera, especies que tienen un valor agregado por ser escasas o casi extintas en el área de restauración y en el ecosistema de Bosque Seco Tropical como cedro (Cedrela odorata) y caracolí (Anacardium excelsum).

Todas las especies vegetales nativas han sido propagadas en el vivero del Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de la Central Hidroeléctrica El Quimbo, que cuenta con una infraestructura única que permite el manejo por gremios ecológicos, para ir generando un proceso adaptativo, antes de la siembra.

Las metas para 2019-2021 son ambiciosas, ya que se espera avanzar en la restauración activa de 500 hectáreas en coberturas de pastizales, arbustales y bosques, además de la propagación, siembra y mantenimiento de 478 mil plantas de al menos 40 especies nativas diferentes.

La propagación es el resultado del proceso de identificación de fuentes semilleras, recolección y beneficio de frutos, un riguroso análisis de calidad de semillas, toma de datos, registro y control, que garantiza la producción de material de excelente calidad.

Las especies seleccionadas juegan un papel importante para la restauración y conservación de este ecosistema, porque algunas generan alimento y refugio para la fauna y otras son esenciales para la conservación de suelos e incremento de la diversidad de los bosques.

Durante esta segunda fase, un total de 18 personas han estado vinculadas a las actividades de propagación y domesticación de especies nativas del BsT, formando un equipo de trabajo capacitado y entrenado, desde que se llevó a cabo el Plan Piloto.

En su mayoría cuentan con una amplia experiencia y vienen en el Área de Influencia Directa del Proyecto, entre los que se encuentran: auxiliares de vivero, asesor de propagación, ingeniera residente y viverista. En la actualidad, se cuenta con el apoyo de cinco tesistas: dos de la Universidad Surcolombiana, del programa de Ingeniería Agrícola de la sede de Garzón (Huila);  tres de la Universidad del Cauca, del programa de  Ingeniería Forestal, y una de la Pontificia Universidad Javeriana, del programa de Biología. También se vincularon tres pasantes del SENA: dos del Tecnólogo en Control Ambiental y uno del Tecnólogo en Producción Agropecuaria Ecológica.

Especies nativas

De manera paralela al proceso de producción de material vegetal, se avanza en la siembra de alrededor de 71 mil árboles de especies nativas, sobre un área aproximada de 145 hectáreas ubicadas en la vereda Pedernal del municipio de El Agrado, que corresponde a la zona 2 priorizada en el Plan Piloto, donde se implementan diferentes estrategias de restauración en áreas degradas de pastizales, arbustales y bosques. Estas actividades se llevan a cabo con el apoyo de un equipo de 42 personas integrado por un ingeniero residente, un técnico coordinador de campo y auxiliares de campo locales.

Las estrategias implementadas corresponden a la formación de núcleos en pastizales que permitan la regeneración natural y el recambio de especies, remplazando la matriz de pastos por coberturas naturales. En las zonas de bosques y arbustales se han realizado procesos de manejo de regeneración natural asistida, que incluye la liberación de lianas, enredaderas y malezas en la vegetación ya establecida, así como enriquecimiento por medio de la reintroducción de árboles de especies valiosas, que fueron afectadas a lo largo del tiempo por actividades antrópicas.

Con estas estrategias se busca mejorar el estado del ecosistema, a través del aumento de la diversidad de especies nativas, incremento de las poblaciones de especies amenazadas y sobreexplotadas, así como el mejoramiento de los suelos y las condiciones microclimáticas. Entre las especies seleccionadas y sembradas se encuentran cedro, dinde, palma de cuesco, ocobo, samán, ceiba, jagua, carbón y otras más.

Para garantizar la supervivencia y el desarrollo inicial del material plantado y dar manejo a las difíciles condiciones ambientales, se implementa un protocolo especial para la siembra utilizando abundante materia orgánica, diferentes dosis de retenedor de humedad, acolchados y se ejecutan actividades de mantenimiento y manejo silvicultural de cada uno de las estrategias establecidas. También se aplican varios riegos iniciales, se hace resiembra del material perdido, diagnóstico y control fitosanitario, entre otras.

Con el desarrollo de estas actividades, Enel-Emgesa sigue dando muestras de su compromiso social y ambiental con el departamento de Huila y con Colombia, aportando al cuidado y protección de la naturaleza y a la conservación del Bosque Seco Tropical.

Registro Fotográfico

Vivero Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de la Central Hidroeléctrica El Quimbo.

Actividades de siembra de especies nativas de Bosque Seco Tropical en la zona 2 del área de compensación ambiental de El Quimbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *