“Construyendo Conocimientos De Y Para Mi Territorio”

“Construyendo conocimientos de y para mi territorio”

“Para mí es un gran orgullo poder compartir mis conocimientos con las personas que me vieron crecer”.
Omar Salamanca Pérez

Omar Salamanca es un Santandereano de 28 años aficionado a la fotografía de naturaleza, especialmente de aves y paisajes y al fútbol, deporte que practica en sus tiempos libres.

Aunque nació en Rionegro, vivió sus primeros años de vida en Betulia, donde realizó sus estudios de primaria y fue aprendiendo el oficio de sus padres, cacaocultores de tradición.

Muy joven, en su adolescencia, se mudó a San Vicente de Chucurí donde inició el mundo laboral como obrero en diferentes fincas. En ese mismo municipio terminó sus estudios de bachillerato y obtuvo su título como tecnólogo agroforestal y técnico agropecuario.

Su pasión por el campo, que le fue inculcado desde muy pequeño, lo llevó a querer seguir ampliando sus conocimientos profesionales sobre estos temas, por lo que realizó cinco semestres de ingeniería ambiental y aunque aún no la ha finalizado, su objetivo es continuar en algún momento, mientras tanto se dedica a su familia, finca y trabajo, como técnico de campo en el proyecto de Monitoreo Climático desarrollado por la Fundación Natura e ISAGEN, en San Vicente de Chucurí.

Omar se vinculó a la Fundación Natura el 1 de octubre del 2011. Ya son ocho años en este cargo, en donde realiza diariamente el monitoreo agronómico de cultivos de: cacao, café y tabaco, y visita a los monitores climáticos que pertenecen Al proyecto.

Estar en la Fundación ha sido una oportunidad de estabilidad laboral y de crecimiento profesional. Se siente orgulloso de pertenecer a una institución tan respetada e íntegra, y agradece la oportunidad brindada, ya que, desde su labor, ha logrado aportar con sus conocimientos al desarrollo de su territorio.

“Una de mis mejores experiencias ha sido poder transformar el lenguaje de las personas de mi comunidad por medio de los conocimientos adquiridos en la academia y en mi trabajo, dando a conocer conceptos que les permitan reconocer el clima de su entorno, saber a qué equivale un milímetro de agua, qué representa y cuáles son las necesidades hídricas que un cultivo, como el cacao, necesita”, manifestó.

Así mismo, resaltó los logros conjuntos de su equipo de trabajo que, con disciplina y compromiso, han logrado ser pioneros en procesos que robustecen el intercambio de conocimiento en diferentes comunidades.

“Un logro grande para mi equipo de trabajo ha sido el poder crecer en la investigación. A medida que fuimos trabajando en nuestras salidas de campo, conocimos las necesidades de la comunidad y fue ahí donde creamos la estrategia de monitoreo climático participativo, un proceso pionero que tiene la Fundación Natura. no solo acá en nuestro territorio si no a nivel nacional. Para mí, como para todo el equipo de trabajo, nos ha llenado de orgullo el poder edificar y crecer juntos”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *