El Cambio Climático, Una Emergencia Médica

El cambio climático, una emergencia médica

A altas concentraciones la contaminación mata y a menores enferma. La polución en el aire ha demostrado que afecta la salud mental y la capacidad cognitiva, especialmente la de los niños. Estudios recientes indican que 1.6 millones  de personas en el mundo mueren anualmente por la contaminación causada por el hombre.

BOGOTÁ, ABRIL 28 DEL 2017. Hace muchos años a mi hermano y a mi nos cuidaba ocasionalmente una niñera que se llamaba Nancy. Una noche, cuando mis papás se arreglaban para ir a una fiesta, nos enteramos que Nancy no llegaría.  Al parecer, Nancy, una jovencita rubia y flaca, de unos 17 años, que cantaba The Yellow Submarine, se había suicidado.  La tragedia del evento, el cual ni siquiera estaba contemplado dentro de mi cabeza, me impactó tremendamente, así como el modo como había muerto. Aparentemente, Nancy se había metido en el garaje de su casa, había cerrado la puerta y había prendido el carro. El monóxido de carbono la había envenenado en cuestión de minutos.

Recuerdo sentir una gran tristeza por primera vez en mi vida. Adicionalmente, la tragedia me despertó una preocupación/obsesión por saber en donde estarían yendo a parar los humos emitidos por todos los carros del mundo, así como por la posibilidad de que esos humos se estuvieran acumulando en la tierra al punto de envenenarnos a todos.

La realidad es que las emisiones de gases contaminantes como los producidos por  los carros, así como por otras formas de quema de combustibles fósiles y otros GEI (gases efecto invernadero), sí quedan atrapados en nuestra atmósfera. Estos gases nocivos no desaparecen ni salen hacia el espacio, sino que se quedan en la tierra contaminando el aire y calentando la tierra. Es decir, que la atmósfera efectivamente actúa como el techo de un gran garaje que atrapa los gases contaminantes producidos, entre otros, por la combustión de todos los carros del mundo, causando una concentración de aire sucio que nos puede matar de la misma manera que a Nancy.

El hecho de que una persona pueda morir por respirar aire contaminado es una realidad aterradora. Estudios recientes indican que 1.6 millones  de personas en el mundo mueren anualmente a causa de la contaminación causada por el hombre – anthropogenic outdoor pollution-. Es decir, en un día mueren 4.400 personas en el mundo a causa enfermedades cardiopulmonares y cáncer de pulmón cuyo origen está asociado a la contaminación del aire, un alto porcentaje de estas muertes ocurren en Asia y Europa.

A altas concentraciones la contaminación mata y a menores enferma. La polución en el aire ha demostrado que afecta la salud mental y la capacidad cognitiva, especialmente la de los niños.

Adicionalmente, estas mismas emisiones de gases están calentando la tierra y otro de los muchos efectos nocivos de este calentamiento son las tremendas olas de calor que cada año matan a  miles de personas. Las ciudades del mundo cada vez se hacen más calientes; el año pasado, Bandar Mahshahr, en Irán, rompió el récord de temperatura con 74º centígrados, una temperatura en la que no puede sobrevivir el ser humano.

Por todos estos efectos graves sobre la salud y  la vida de las personas es que el Presidente de la Comisión Lancet sobre Salud y Cambio Climático, uno de los comités médicos más prestigiosos en esta materia, ha declarado que el cambio climático es también una emergencia médica.